Antiminería igual a miseria

Opinión 10 de agosto de 2020 Por Portal de noticias
El temporal de nieve, en el interior provincial, sumado a la pandemia vino a desnudar un panorama desolador que sufre una de las regiones más ricas del mundo en cuanto a recursos naturales.
multimedia.miniatura.b2ea1b70746e839f.53696e2074c3ad74756c6f5f6d696e6961747572612e706e67

Sumado a la pésima administración del estado, por la poca capacidad de los políticos de turno para generar un plan de desarrollo a largo plazo, que permita diversificar la matriz productiva, Chubut es una de las provincias más complicada financieramente del País. Si bien el grueso de su deuda está garantizado con regalías petroleras, la caja no alcanza para enfrentar los vencimientos de 2020, ejemplo de esto es que los ingresos por regalías sumaron alrededor de 12,9 millones de dólares, mientras los pagos de deudas totalizaron 16,7 millones de dólares. Y no conformes con estos números el ministerio de economía provincial sigue tomando deudas solo para abonarle el sueldo a los empleados del Estado a quienes ya le adeuda dos meses y medio aguilando.

 

A esta crisis, económica hay que sumarle la grave crisis que viven los pueblos del interior chubutense, que, con el último temporal de nieve muchos pobladores vieron morir a sus animales, se quedaron sin energía eléctrica, sin agua, ni gas, y más de 10 pueblos quedaron totalmente aislados y debieron ser socorridos por las fuerzas armadas, de seguridad o por defensa civil.  

 

Con este panorama, es incomprensible que una provincia con petróleo, gas, minerales metalíferos y no metalíferos, con costas marítima para la pesca, con recursos turísticos, bosques, vientos para generar energía eólica, frutas, hortalizas, ganado bovino, caprino y ovino, este padeciendo la crisis económica que la azota en el presente, donde todos los funcionarios del gobierno provincial están abocados a trabajar y gestionar solo el pago de sueldos de los empleados estatales olvidándose que la provincia tiene más de 500 mil habitantes que también requieren representación y gestión.

 

Si bien Chubut no es la única provincia que está sumida en una crisis financiera, esta tiene recursos que, bien administrados, pueden aportar muchísimo no solo a las arcas provinciales sino también a la generación de empleo en las localidades. Y a mediano plazo, la única actividad que puede generar grandes inversiones y mano de obra intensiva, bien remunerada y que permitiría que las economías locales se reactiven, es la habilitación de la actividad minera metalífera.

 

A modo de contraste, mientras Chubut le da la espalda a la actividad minera como alternativa de desarrollo, en Santa Cruz más de 2200 mujeres se anotan para recibir capacitaciones en minería y que por la gran demanda e interés en la inscripción se abrió un nuevo cupo.

 

Mientras los pueblos del interior chubutense se quedan sin energía eléctrica y agua, La provincia de San Juan anuncia dos obras de agua para comunidades mineras. Una en Huaco con fondos de la mina Gualcamayo que beneficiará a unas 350 familias y otra en Villa Mercedes en Jáchal que abastecerá de agua potable a más de 1000 familias.

 

Las comparaciones suelen ser odiosas, y molestan sobre todo cuando hay una inacción de los gobiernos de turno que no son capaces de generar las condiciones para que se establezcan nuevas industrias en la provincia y estas generen empleo en su gente. Ejemplo de esto es que en Chubut entre los meses de Marzo y Abril se perdieron casi 5300 puestos de trabajo, sin embargo, en la localidad de Puerto Deseado gracias a la minería la desocupación cayo del 16% al 9% y el propio intendente manifestó que esta actividad termino con la indigencia en su localidad.

Te puede interesar